15 febrero, 2009

Te cobran hasta por sentarte

Sin preámbulos: vamos a sacar un billete de avión. Y vamos a hacerlo con clickair, compañía low cost de Iberia, cuyo eslogan es "vuela inteligente", porque suele tener buenas ofertas (o eso parece).

Comenzamos por seleccionar el aeropuerto de origen y el de destino, las fechas de vuelo y el número de pasajeros. En este caso nos apetece volar de Barcelona a A Coruña y seremos 2 pasajeros.


No está mal; nos encontramos una oferta nada más empezar. Está marcada como 2x1 y rebajan el precio del billete de ida de 35 € a 21'22 €.
¿2x1? 35/2=17'50 €, no 21'22 €. Ya empezamos...

Bueno, sentemos las bases y la premisa. A la vista de lo seleccionado cabría esperar que el precio de nuestro viaje nos saldría por...

21'22 + 25'00 = 46'22 que, multiplicado por 2 pasajeros, suponen un total de 92'44 €.

Veamos si la realidad supera a la ficción.

Primera sorpresa: escojamos el asiento.


Existen 3 tipos diferentes de asientos: normal, premium y premium plus. Los premium están situados en el pasillo en la zona delantera del avión y al lado de las salidas de emergencia de las alas. ¿Los asientos de pasillo son mejores? Los de la salida de emergencia sí porque, en caso de emergencia, sales pitando, y además puedes estirar las piernas al no tener asientos inmediatamente delante.
Los premium plus están situados en ventanilla y pasillo de las 3 primeras filas. ¿Por qué son mejores? Todavía no lo he averiguado.
Los asientos premium tienen un "premio" de 12 € y los premium plus tienen un plus de "sólo" 30 €. Como estamos hablando de vuelos low cost, no existe clase business ni nada parecido.
A la vista de estos precios, podría esperarse que los asientos "normales" no tuvieran suplemento. Ja. Los normales cuestan 2 €, que para eso son normales. Es decir, que si te sientes estafado (yo me sentiría estafado) y no te apetece que te cobren más por nada, deberías volar de pie. Señores de clickair, ¿es posible no pagar suplemento por asiento y viajar de pie en sus vuelos?
Por lo tanto, como mínimo, nos han "soplado" 2 € por asiento, pasajero y trayecto: 8 euritos con los que no contábamos.


Continuamos: equipaje. Pues llevaremos una maleta cada uno. Vaya: 20 € más por maleta.


Bueno, vale, ya que hemos llegado hasta aquí, no vamos a ponernos tiquismiquis, pasamos por el aro.

Terminemos de una vez y compremos los billetes.


Con tarjeta de crédito: varias opciones, todas con recargo. A saber:

Visa: 8'50 €
Mastercard: 8'50 €
American Express: 8'50 €
Visa electrón: 4'50 €
Mastercard 4b (Débito): 4'50 €

La única que no tiene recargo es la Mastercard e6000 (Débito): 0'00 €

Pero hay flexibilidad. Tenemos la opción de pago a través de PayPal: 6'00 € de recargo.


Y, si no, podemos pagar con La Caixa.


Bueno, a lo mejor no podemos.

Como yo uso Visa, apoquino 8'50 €.

Y éste es el bonito resumen de nuestra transacción:


Hemos pagado 206'50 € por unos billetes que, en principio, parecía que nos iban a costar 92'44 €. Nos sale una diferencia de 114'06 €, más del doble de lo que habíamos estimado que tendríamos que pagar. ¿Por qué? Fijaos en el desglose:

Tenemos "impuestos/tasas" y "recargo de combustible". ¿Recargo de combustible? Ah, que no se habían ustedes dado cuenta de que hay que llenar el depósito y me lo "recargan" a mí. Dentro de poco veremos cosas como "recargo por respirar" o "recargo por desgaste del cinturón de seguridad".
También vemos "seguro de viaje". ¿Dónde he contratado yo en todo este proceso un seguro de viaje? Imagino que lo habré hecho en el momento que marqué la casillita de "He leído y acepto las condiciones de transporte, condiciones de seguro y las Política de Protección de Datos Personales" que nadie se lee. Buena jugada.
Más 8 € por ir sentado, 40 € por 2 maletas y 8'50 € por pagar con Visa.

De como un viaje low cost pasa a convertirse en un viaje high cost.

1 comentarios:

Elena dijo...

O sea que no vamos a Coruña, ¿no?

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.