13 septiembre, 2006

Linux


Sí, ya lo sé... Llevo más de un mes "lost"... De la web, de la radio, del chat... Y es que justo el día después del lanzamiento del sampler 05, mi disco duro dijo "hasta aquí hemos llegado". Los calores del estío, supongo.
Pero aproveché el estropicio para hacer dos cosas que quería: comprar un disco duro externo (sí, lo sé, algún día también dirá basta) e instalar Linux.



Y la verdad es que estoy la mar de contento. A pesar de que el mito dice que instalar Linux puede dar más dolores de cabeza que nuestro sempiterno güindous, el caso es que me reconoció todo el hardware a la primera, la conexión a Internet funcionó incluso durante la instalación (se descargaba paquetes antes de terminar el proceso) y nada más relucir recién estrenado se actualizó todo el sistema.
Después vino lo demás: añadir aplicaciones, configurar el cliente de correo, probar el ftp, actualizar el navegador para soportar streaming de audio... Ahora sólo me falta terminar de aclararme con algún gestor de emisión por Internet para volver a hacer el programa en directo. Y en eso estamos. Los que ya me conocéis sabéis que mi cabezonería no me permitirá abandonar sin haberle dado unas cuantas miles de vueltas...

2 comentarios:

Elena dijo...

Ánimo!! que sé que lo conseguirás. Besos

Solvvinge dijo...

Yo estoy en posición de crucificada, del tiempo que hace que tengo los brazos abiertos para recibirte xdddddddddd

Besotes mil, losti.

Sol

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.