29 septiembre, 2006

Córdoba (I)


Efectivamente, lo habéis adivinado: es Ramón Mendigorri y la foto está tomada en el Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba.

El Alcázar de los Reyes Cristianos es un edificio de carácter militar ordenado construir por el rey Alfonso XI de Castilla en el año 1328, sobre construcciones anteriores.

Alojamiento de reyes en sus estancias de Córdoba, los Reyes Católicos pasaron más de ocho años en la fortaleza, dirigiendo desde la misma la campaña contra el Reino de Granada. En estas mismas dependencias Cristóbal Colon solicitó fondos para su aventura marítima en el año 1486, así como vieron nacimiento uno de sus hijos, la infanta doña María, futura reina de Portugal.
Tras la campaña de Granada y la finalización de las campañas contra los musulmanes en España, los Reyes Católicos cedieron el inmueble a las autoridades eclesiásticas, las cuales lo convirtieron en Tribunal del Santo Oficio, perdiendo entonces su carácter palaciego.
En 1812, y tras la abolición por larte de las Cortes Constituyentes de Cádiz del Tribunal de la Inquisición, se convirtió en cárcel civil hasta que en el año 1931 se destinó a instalaciones militares, los cuales lo cedideron en el año 1955 al Ayuntamiento de Córdoba.



El conjunto arquitectónico tiene un carácter sobrio en su exterior y espléndido en su interior, con los magníficos jardines y patios que mantienen una inspiración mudéjar. Se encuentra rematado por cuatro torres (Paloma, Leones, Homenaje e Inquisición), dando al edificio una forma casi cuadrada.
La sala principal del edificio se denomina sala de los Mosaicos, ya que en ella se pueden admirar los impresionantes mosaicos encontrados a finales de los años 50 en la Plaza de la Corredera, así como un sarcófago del Siglo III. En el subsuelo de la actual planta es posible encontrar aún restos de los que se creen era baños reales utilizados por altos dignatarios de la época musulmana.



La antigua Huerta del Alcázar se ha transformado en una impresionante superficie de aproximadamente 55.000 m² de magníficos jardines con especies como palmeras, cipreses, naranjos y limoneros, que rodean a unos elegantes fuentes y estanques.



Actualmente el Alcázar es sede de diferentes eventos municipales, como la celebración de bodas civiles impartidas por diferentes ediles cordobeses, así como ser sede de eventos municipales, así como sede y exposición de presentaciones varias.


Pero como todos ya sabéis, en Córdoba hay muchas cosas que ver, por eso esta entrada lleva el número uno. Así que pronto habrá más ;-)

0 comentarios:

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.