23 enero, 2011

El Violín Negro

Por una curiosa inclinación que rayaba a veces en la locura, Johannes Karelsky nunca tuvo otra meta en la existencia que transformar su vida en música. En otras palabras, su vida era una partitura inacabada que él descifraba a diario de modo cada vez más genial.

Johannes Karelsky era vilinista. Interpretaba magistralmete piezas musicales que todo el mundo escuchaba arrobado pero que nadie oía de verdad.


En 1975, a los treinta y un años, alcanzó la plenitud de su arte. Le quedaban treinta y un años por vivir.
Vivía en Francia, en esa ciudad que llaman París y que, más que una ciudad, es una sinfonía de sonidos y luces.

Se sabía que era músico. En realidad, era algo más que eso. Johannes Karelsky era un genio de excelsitud casi divina. Deseaba secretamente componer una ópera tan sublime que, a través de ella, el compositor se dirigía al cielo y hablaría con Dios.

Maxence Fermine, Le violon noir, ©Arléa, París, 1999
©Editorial Anagrama , S.A., 2002
ISBN: 84-339-6955-2
Depósito Legal: B. 442-2002


Escucha este fragmento en el podcast #657.

0 comentarios:

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.