02 octubre, 2008

Con sabor a menta

Como soy un culo inquieto, siempre tengo que andar toqueteando todo, especialmente las cosas del ordenador; así que le he dado un cambio al sistema operativo, aprovechando que la distribución de linux que esaba usando se había actualizado.

Ya hacía varios meses que le había echado el ojo a Linux Mint, que está ahora en su versión 5, Elyssa (cada versión sigue la secuencia A, B, C... con nombres de mujer, lo cual me gusta bastante más que los nombres de animales que siguen en Ubuntu).

Mint tiene varias ventajas respecto a Ubuntu que me gustan mucho. Para empezar, viene con los códecs de audio y vídeo preinstalados de serie, con lo cual reconoce los archivos mp3 y permite exportar audio en este formato (además del consabido ogg).

gestor de ventanas
Otra diferencia sustancial es el asistente de instalación mint-install, que facilita la vida al usuario que no está habituado a teclear comandos extraños en el terminal. Gran acierto. Probablemente el principal motivo de que los sempiternos usuarios de Windows no migren a Linux sea la enorme dificultad que supone instalar determinadas aplicaciones. El asistente lo hace igual de fácil que el famoso Ventanas de Microsoft. Porque ya no hay excusas: hay aplicaciones para dar y tomar. Incluido el Open Office, que nos permite abrir e incluso crear archivos compatibles con Windows, y el procesador de textos además puede exportar nuestros documentos como pdf. Y todo ello por el módico precio de 0 euros. ¿Alguien da más?

escritorio
Y otra diferencia con Ubuntu (en la que está basada) es una apariencia "más elegante". Y para los todavía reacios o temerosos de lo desconocido, recordaros que las distribuciones de Linux (al menos en Ubuntu y Mint) pueden probarse previamente sobre vuestro Windows sin necesidad de instalar nada. Con el CD live tendremos nuestro Linux totalmente operativo y funcional, ejecutándose desde el CD, para probar todo lo que queramos. Eso sí, los cambios que realicemos no quedarán guardados. Después, si nos ha convencido, podemos reiniciar el PC y arrancar desde el CD para instalarlo definitivamente y decirle adiós a nuestro antiguo sistema operativo.

En resumen... Que me gusta mucho mi nuevo Linux Mint :-)

1 comentarios:

Elena dijo...

hala, sigue peleándote con el ordenador, a ver si consigues emitir en linux :-). DEl día que lo consigas te invito a cenar.

Besos!!

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.