24 octubre, 2013

Un millón de euros por el violín que sonó durante el hundimiento del Titanic


El Mundo, sábado 19/10/2013 14:37 horas
El violín que usó el director de la orquesta del 'Titanic', Wallace Hartley, para ayudar a tranquilizar a los pasajeros, mientras el enorme barco se hundía ha sido subastado este sábado tras ser expuesto en Belfast. Su precio estimado se situaba entre las 200.000 y las 300.000 libras (entre 236.000 y 354.400 euros). Finalmente, ha sido adquirido por 900.000 libras (un millón de euros).

El instrumento perteneció a Wallace Hartley, quien murió junto con otras 1.500 personas, cuando el barco se hundió en 1912. Fabricado en Alemania, que fue encontrado atado al cuerpo de Wallace después de que muriera en el hundimiento, cuenta con todos los alicientes de un objeto de leyenda.
El organizador de la subasta asegura que el violín representa todo lo bueno de la naturaleza humana. La banda del Titanic tocó el himno 'Nearer, My God, To Thee' para calmar los pasajeros que subían a los botes salvavidas, mientras el majestuoso Titanic se hundía bajo las aguas heladas, tras chocar con un iceberg.

El director de la orquesta pereció junto a los otros siete músicos. Su cuerpo fue recuperado 10 días después del hundimiento, el violín estaba dentro de un estuche de cuerdo que estaba atado a su cuerpo.

El instrumento siempre se había dado por perdido, pero su hallazgo fortuito en el ático de una casa en 2006, fue recibido con alegría por los amantes de la historia del transatlántico 'Titanic' en todo el mundo. Las pruebas posteriores realizadas al instrumento han demostrado que es auténtico.

La venta del violín se ha llevado a cabo en la puja organizada por la casa de subastas británica Henry Aldridge and Son, especializada en objetos de colección, y que ya había sacado al mercado varios recuerdos del Titanic.

A excepción de dos grandes grietas, causadas por la humedad, el instrumento y su estuche se encuentran en perfecto estado, aunque solo conserva dos cuerdas.

0 comentarios:

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.