12 noviembre, 2010

Nuestro planeta en la palma de nuestra mano

Todos conocemos el famoso Google Earth o su variante online Google Maps, que nos permite tener en nuestra pantalla en cuestión de segundos una vista detallada de cualquier parte del mundo. Sin embargo, porque estamos acostumbrados a utilizar éste o simplemente nunca hemos imaginado que tal vez podrían existir alternativas, nos hemos acomodado a Google olvidándonos de que Internet ofrece más posibilidades.

Veamos 4 ejemplos de la misma localización: la catedral de Santiago.

Google Earth nos facilita una visión cenital de satélite (esquemática o fotográfica, con o sin etiquetas) muy clara y precisa.


Paul Neave tiene una web con varias aplicaciones en flash desarrolladas por él mismo, entre las que destaca una denominada Flash Earth. En realidad, ha agrupado en una sola aplicación 4 maneras de acercarnos a nuestro planeta.
Destacamos la vista ofrecida por la NASA porque se actualiza diariamente, aunque el detalle de su zoom es demasiado general, quedando muy lejos (literalmente) del resto de aplicaciones.


Microsoft tiene una aplicación llamada Virtual Earth que se asemeja mucho a Google Earth.


Sin embargo, Virtual Earth tiene una característica que la diferencia: permite vistas en 3D y, además de la perspectiva cenital, ofrece la denominada "vista de pájaro" con 4 ángulos de rotación diferentes.


Sin embargo, la vista más detallada de todas nos la ofrece el servicio de Google Street View. Estos chicos se han dedicado a ir por las calles de nuestras ciudades con un coche y fotografiaron a diestro y siniestro. El resultado es que podemos caminar virtualmente por cualquier sitio que ellos hayan cartografiado con una nitidez apabullante. Probad a girar las vistas con el ratón y tantead los niveles de zoom. ¿Hemos llegado al límite?

1 comentarios:

Javier Sabadell dijo...

Caramba, Javier. Ignoraba yo la existencia de este blog tuyo. Me gusta tu múltiple actividad. No sabía yo de la existencia de esos planos y visiones 3D de nuestras calles. Me parecía que con los mapas de Google se acababa el mundo. De todas maneras, convendría regresar a la cartografía convencional, o todo este "terror tecnológico" (sic, Guerra de las Galaxias 1976) nos ofuscará la mente. De niño yo hacía planos con dos apuntes y tres bocetos...

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.