05 febrero, 2007

Tibidabo


Este fin de semana he aprovechado para subir al Tibidabo. Era una de las visitas que todavía me quedaban pendientes y aunque el día estaba un poco nublado, se dieron una serie de circunstancias que lo propiciaron.

El Tibidabo, con 512 metros de altitud, es la cima más alta de la sierra de Collserola. El parque de atracciones, que se construyó hace más de cien años, ha sido recuperado por el Ayuntamiento de Barcelona.


Aunque la mayoría de la gente imagino que sube a disfrutar del Parque de Atracciones (que estaba cerrado hasta el 3 de marzo, que empieza la temporada, así que habrá que volver), lo más emblemático sin duda es el Templo expiatorio del Sagrado Corazón.


En 1886 se ofreció un pedazo de tierra de la cima del Tibidabo a Giovanni Bosco, fundador de la congregación de los salesianos, con la finalidad de que alzara un templo dedicado al Sagrado Corazón. Inicialmente, en esta parcela se levantó un pequeño oratorio que todavía se conserva. En 1902 se inició la construcción del gran templo expiatorio, un edificio monumental de estilo neogótico y coronado para una estatua de bronce del Sagrado Corazón, obra de Enric Sagnier.



La construcción del templo finalizó en 1961. Un ascensor permite subir a la parte superior del templo, situada a 575 metros sobre el nivel del mar, desde donde se puede disfrutar de una impresionante vista de la ciudad.

Encima del templo está la basílica, que se ve desde cualquier punto a la redonda iluminada por la noche. Aquí tenéis una magnífica foto de un blog que solía visitar antes de que su propietario lo cerrara.

Otro día os contaré con más detalle la historia de este templo.

3 comentarios:

Pepe Acevedo dijo...

manda narices.Yo de Barcelona y
no subo al tividabo desde los 5 años

Pepe Acevedo dijo...

Tibidabo quise decir (malditas teclas del portatil)

elena dijo...

Pepe eres un caso patologico!!!! que desastre de hombre!!!!!

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.