08 octubre, 2006

Córdoba (y III)


Como ya os había comentado, he dejado para el final el plato fuerte de esa visita: la Mezquita.



Antigua mezquita de Córdoba, convertida en el siglo XIII en la actual Catedral de Córdoba, que constituye el monumento más importante del arte hispano-musulmán junto a la Alhambra. Es la tercera mezquita más grande del mundo, por detrás de las de Casablanca y La Meca ya que tiene una superficie de 23.400 metros cuadrados.

La mezquita se compone de tres partes: el Patio de los Naranjos (conserva buena parte de su aspecto original), al que se accede por la Puerta del Perdón, de estilo mudéjar (1377), en donde se observan las hileras de naranjos y palmeras, de las fuentes y los arcos de herradura que lo rodean junto a la puerta se levanta el alminar desmochado parcialmente y rodeado, a principios del siglo XVII, de un «encofrado» de estilo herreriano.




La puerta de Las Palmas da acceso a la mezquita: un bosque de ochocientas cincuenta columnas de mármol, jaspe y granito sobre las que se apoyan trescientos sesenta y cinco arcos de herradura bicolores da la medida del esplendor del arte de los califas en su apogeo. El mihrab, lugar santo de la mezquita que señala la dirección Sur y no la de La Meca, de acuerdo con la voluntad de Abderramán (hacia el río porque le llevaba hasta su Damasco natal). Ésta es una de las hipótesis, pero hoy día está más aceptada la teoría de que la nave principal de la mezquita sigue la orientación de la calle principal (cardo) de la antigua Córdoba Romana (Colonia Patricia), como se ha atestiguado en las excavaciones arqueológicas realizadas en la ciudad. El mihrab es un joyel de mármol, estuco y mosaicos bizantinos brillantemente coloreados sobre fondo de oro.




En el Lucernario se conservan los arcos lobulados de los muros y la cúpula. En la cabecera destacan los arcos, los mosaicos del muro y la estructura y decoración de las cúpulas a base de arcos cruzados.




Tras la conquista de Córdoba por los cristianos, éstos utilizaron la mezquita para celebrar su culto, pero en el siglo XVI, cuando el Islam fue definitivamente expulsado de la península Ibérica, los vencedores quisieron adecuarla a sus creencias: construyeron una catedral renacentista a cargo de Hernán Ruiz y luego de su hijo, en pleno corazón de la mezquita, alterando la perspectiva original.



Una de las cosas más llamativas e increíbles es el enorme contraste de la convivencia de las culturas árabe y cristiana en el interior de la Mezquita Catedral. También hay una zona-museo donde se pueden contemplar restos romanos que han ido apareciendo en excavaciones, algo muy común en toda la ciudad, donde cada vez que acometen la obra de los cimientos de un nuevo edificio descubren restos romanos y tienen que parar las obras.


Sin embargo, las fotos no hacen justicia a la grandeza de la obra. Hay que verla para admirar en todo su esplendor esta maravilla, así que desde aquí os recomiendo que os organicéis una pequeña escapada de un fin de semana para disfrutar de los encantos de esta ciudad.

4 comentarios:

Elena dijo...

¿Cuándo volvemos?

Dulcepasion dijo...

Hola Javier mis felicitaciones por ese reportaje tan lindo,yo ya hace unos años estuve en Córdoba y la verdad que es una maravilla :-).Te falta para broche final una ruta de tapeo :-) Que en su día hice yo .http://trucoyconsejos.blogia.com/temas/ruta-de-tapeo.php
Un cálido abrazo,besos.

--
Un consejo, un secreto y una sonrisa hacen una amistad; sigue el consejo, guarda el secreto y cuando tengas ganas de llorar, ¡sonríe! y tendrás una amistad.

atte: Dulcepasion

Staglieno dijo...

Pues mira tú lo que son las cosas. Estaba dándome una vuelta por el blog de Karminha "driades" y me ha dado por pinchar en el enlace que me trae a esta frontera perdida... y, bueno, como soy de Córdoba pues que me he llevado una grata sorpresa con el monográfico que tan magníficamente has montado aquí.
Me enorgullece que te haya gustado mi ciudad y te agradezco tus hermosas palabras hacia la reina dormida (que es como yo la llamo). Si te ha gustado el circuito turístico convencional, imagínate lo que esconde un enclave que fue la capital de la humanidad alrededor del año 1000. Podría estar hablando horas y horas de ella sin cansarme, porque además de haber nacido aquí, estoy enamorado de Córdoba. Y además, por si fuese poco, estoy trabajando en una novela que me está llevando a investigar cosas realmente sorprendentes y que confío que algún día salgan a las luz. Igual coincidimos en NM alguna tarde y charlamos de esto un rato... Y, quién sabe, si un día vuelves te llevo a ver el aleph que Borges descubrió incrustado en una de las columnas de la Mezquita... ;-)

Sol dijo...

Gracias por el regalito de Navidad, guapetón. Acabo de entrar en tu web y he visto que ya estaba disponible. Butter me lo está haciendo llegar a toda pastilla ;)
Un besote y mil gracias.

Sol

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.