03 septiembre, 2005

Algún día

Siempre había oído que toda tu vida pasa ante tus ojos el segundo antes de morir. Para empezar, ese segundo no es un segundo en absoluto; se hace algo inmenso, como un océano de tiempo. En mi caso aparecía yo tumbado boca arriba en el campamento de los boy-scouts, mirando estrellas fugaces y las hojas amarillas de los arces que flanqueaban nuestra calle, o las manos de mi abuela y su marchita piel que parecía papel, y la primera vez que contemplé el nuevo Firebird de mi primo Tony, y Jane... Y Jane... Y Carolyn.
Supongo que podría estar bastante cabreado con lo que me pasó, pero cuesta seguir enfadado cuando hay tanta belleza en el mundo. A veces siento como si la contemplase toda a la vez y me abruma. Mi corazón se hincha como un globo que está a punto de estallar, pero recuerdo que debo relajarme y no aferrarme demasiado a ella. Y entonces fluye a través de mí como la lluvia y no siento otra cosa que gratitud por cada instante de mi estúpida insignificante vida.
No tienen ni idea de lo que les hablo, seguro. Pero no se preocupen. Algún día la tendrán.



Monólogo final de Lester, American Beauty, Sam Mendes, 1999.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

son las 3 y media de la mañana, acabo de llegar de una boda, cansada, gris (fue una boda sosa), melancólica....y entonces llego a casa, me descalzo, busco un tema relajante que oir mientras me cambio de ropa (Main Title, primer tema de la BSO de Edward Scissorhands, del magnífico creador Dany Elfman) y me apetece cotillear un poco tu blog... y ocurre lo inevitable... descubro otra referencia fantástica a una fantástica película... me caes bien Javier, cada día mejor... entre otras (muchas) cosas por tu excelente buen gusto ;)

Besos andaluces para horizontes perdidos...

Karmiña

 

Términos

El contenido de este blog es de acceso público.
La Frontera Perdida es el propietario de todos los derechos, títulos e intereses asociados a los textos y/o imágenes publicados, incluidos todos los derechos sobre la propiedad intelectual que actúen sobre ellos, independientemente de si los mencionados derechos están registrados o no y de donde existan.

Derechos reservados

1. Los derechos de propiedad intelectual de este blog, su código fuente, diseño, estructura de navegación, bases de datos y los distintos elementos en él contenidos son titularidad de La Frontera Perdida, a quien corresponde el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de los mismos en cualquier forma y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

Derechos reservados

2. Tanto el acceso a este web como el uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo es de la exclusiva responsabilidad de quien lo realiza. El autor no responderá de ninguna consecuencia, daño o perjuicio que pudieran derivarse de dicho acceso o uso de la información.

Derechos reservados

3. Se permite la reproducción parcial (no así la total), su traducción, inclusión, transmisión, almacenamiento o acceso a través de medios analógicos, digitales o de cualquier otro sistema o tecnología creada o por crearse, siempre que se mencione la fuente o se proporcione un enlace a este blog.